Utiliza el inglés en combinación con la salud sexual para crear clases dinámicas

La salud sexual se puede definir como el estado de bienestar dentro de la vida sexual que une lo físico, lo emocional, psicológico, social y hasta cultural. Ésta se manifiesta mediante expresiones sexuales voluntarias y responsables, las cuales enriquecen a los individuos y su vida social. La salud sexual no sólo se refiere a la ausencia de la disfunción, trastornos o enfermedades, la misma incluye la capacidad de controlar y disfrutar la conducta sexual y reproductiva según la ética social y personal, así como también la ausencia de vergüenza, miedo, falsas creencias y demás factores psicológicos que inhiben la respuesta sexual, perjudicando las relaciones sexuales.

Por último incluye la ausencia de trastornos orgánicos, enfermedades y deficiencias que pueden interferir con las relaciones sexuales y reproductivas. Para muchos profesores es importante utilizar las herramientas adecuadas para una comprensión correcta con relación a este tema, y suele ser un poco complicado si se habla de la salud sexual en inglés, es por ello que más profesionales recomiendan visitar la página kidsandus.es para comenzar cursos en inglés, los cuales mejoran la capacidad para la información presentada, que sea fácil de comprender y aplicar. Por ejemplo, el Planned Parenthood of New York City, considera que todos los individuos están en el derecho de recibir información y otros servicios de salud sexual sin vergüenza, miedo o explotación siempre que sea necesario.

Aunque para muchos es un tema delicado que incluso puede llevar a la controversia, al pensar que la sexualidad es algo que somos y nos forma como seres humanos, es más fácil admitir que la educación sexual es básica y fundamental para el desarrollo de las personas. Muchos educadores han mostrado interés para trabajar este tema en clases, ya que tienen conocimientos claros sobre el mismo, el cual va más allá de la biología, donde se puede explicar el funcionamiento del cuerpo y los genitales, tratándolo como formación integral que puede plantear algunas preguntas sobre los roles de género, la gestión de las emociones, el desarrollo de valores como la tolerancia y el respeto, además de la valoración de la pluralidad.

Se puede plantear como una actividad concreta o un taller, pero es más recomendable incorporarlo de manera transversal en la educación. Estos cursos se pueden dividir dependiendo de las edades, presentándolos de forma que sean de fácil comprensión para todos. Para niños entre 3 y 12 años se puede empezar a trabajar la educación sexual tanto en la escuela como en casa, ya que desde temprana edad es normal la curiosidad que viene con la desnudez de los cuerpos, las funciones de sus partes y las respuestas de las mismas, lo que puede influir en cómo se entiende la sexualidad en un futuro.

Para las edades de 12 a 18 años se recomienda trabajar la educación sexual de forma interactiva y didáctica, incluyendo actividades que abarquen de forma interesante temas como los cambios corporales, la reproducción, higiene y estereotipos sexistas. Hoy en día tenemos disponibles numerosas aplicaciones, libros y estrategias que nos permiten llevar la información de manera clara y concisa para una mejor recepción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *