Ponle educación sexual a tu vida

Suelen ser diversas las ideas que las personas e incluso las Instituciones acerca de lo que es en realidad es la educación sexual y con ello, una excelente salud sexual, información que es sencilla de encontrar en un centro médico como el que se encuentra a cargo de Pedro Luis Cobiella Hospiten en donde te brindarán todos los detalles que requieras de tan importante parte de nuestra salud corporal y mental. 

La Organización Mundial de la Salud establece que una adecuada salud sexual se encuentra sujeta a un bienestar social, emocional, mental y físico relacionados con la sexualidad de cada individuo en relación con su entorno. Mientras que para otros conocedores del tema, la salud sexual se relaciona con esas relaciones sanas en las que se respetan de forma recíproca en donde el sexo es disfrutado de la manera más segura y de mutuo acuerdo. 

Salud sexual y su relación con la salud mental 

Los estudios de algunos especialistas revelan que algunas enfermedades asociadas a estados mentales, se encuentran estrechamente ligadas a disfunciones sexuales y ello se debe posiblemente a las propias patologías o al uso de determinados fármacos para su tratamiento, dando paso a estados ansiosos o depresivos. 

No hay tiempo para dedicarle a la pareja 

Al parecer, denotan algunos especialistas que el modo de vida que llevan los occidentales, no facilita tener momentos de dedicación, placer, amor y erotismo ni siquiera con la pareja. De manera que, la idea primordial se encuentra en propiciar l mayor cantidad de encuentros saludables, y ello se encuentra sujeto al modo en cómo se lleva la vida y los hábitos que acostumbramos a seguir día a día. Una dieta sana, actividades físicas, tiempo de recreación, una dieta basada en alto contenido de nutrientes, entre otros. 

Factores que benefician la salud sexual

  • Actividad física: la práctica de algún deporte o hacer ejercicios se relaciona directamente con satisfacción, bienestar y un excelente estado mental, por ende la libido se incrementa. Ello sin contar que la condición física mejora lo que es favorable en la cama. 
  • Disminuir o erradicar el consumo de tabaco: perjudica directamente la función eréctil ya que se ven afectados los flujos sanguíneos pues se avejentan las arterias que componen el pene. 
  • Equilibrio alimenticio: una dieta con alto contenido graso, desmejora la concentración espermática. 
  • Evitar el sexo riesgoso: para ello se debe hacer uso de métodos anticonceptivos con los que se puedan prevenir enfermedades de transmisión sexual y embarazos no planificados. 
  • Control emocional: es conocido los daños que el estrés ocasiona a la salud, por lo que la sexualidad también se ve afectada. Relajar los músculos, controlar la respiración, meditación, entre otros, nos permite regular nuestras emociones. 
  • Mantener a raya las relaciones tóxicas. 
  • Manejar una adecuada información sexual
  • Obtener mejor información sexual. 
  • Conocernos a fondo como seres sexuados, aprender cómo funcionamos, nuestras necesidades, valorarnos y sobretodo querernos aceptando que cada uno es diferente. 

Comunicación: entre pareja la comunicación debe ser efectiva y con ello se evitan malos entendidos en diversos ámbitos sobretodo en el sexual, además la comunicación erótica resulta un excelente afrodisiaco emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *